viernes, 7 de julio de 2017

7 Julio


La canción dice:
"Uno de enero, dos de febrero, tres de marzo, cuatro de abril,
cinco de mayo, seis de junio, siete de julio San Fermín;
A Pamplona hemos de ir, con una media, con una media, 
a Pamplona hemos de ir, con una media y un calcetín"

Nuestra versión de hace hoy justo un año, no era ir a Pamplona, sino volver a casa, con la media, con el calcetín y con todas las ilusiones que se habían puesto en Modo Pause cuatro años atrás.  Amigos, hoy hace un año que volvimos a casa!!!!
Los que me conocéis o me habéis ido siguiendo sabéis que marchamos por una causa de fuerza mayor, nuestro piso es un cuarto sin ascensor y como tengo dos caderas un poco "tikismikis" decidimos con todo el dolor del mundo alquilarlo y marchar de alquiler.  Fueron 4 años de cambios personales, porque apareció terremoto Abril (sin hacer esa mudanza ni nos lo hubiéramos planteado), recuperación de cierta autonomía personal, sobretodo a partir de la última operación... y bueno, a pesar que nos pasaron cosas muy buenas, nunca nos sentimos como en casa, porque nosotros ya teníamos una y la tuvimos que dejar.


Pero amigos bloggeros/instagrameros/facebokkeros y de donde vengáis, la esperanza, la ilusión no hay que perderla nunca y hay que luchar por lo que uno quiere, por lo que uno sueña.  A pesar de no estar en casa, seguimos trabajando fuerte en la comunidad de vecinos para el tema del ascensor, porque era viable ponerlo, hasta que un día de Enero del año pasado recibo una llamada de Jose, un vecino, que habían salido subvenciones y que nos podíamos presentar... lloré, no, lo siguiente.  Y a partir de aquí fueron 7 meses de empaquetar a conciencia todo aquello que había sido comprado para la otra casa y que nunca encajó en ésta.  
Y como homenaje a mi 7 de Julio de 2016,  le dedico ésta entrada hoy a mi familia, padres, hermanos y cuñados, que siempre han estado con nosotros y que nos ayudaron un montón en la mudanza (estaba recién operada de mi segunda cadera) pero sobretodo, sobretodo sobretodo a mi marido y a mis hijas que me han acompañado y que han sacrificado su día a día en otra casa solo por mi. Eternamente agradecida.


Y os preguntaréis qué son éstas imágenes que os estoy enseñando, que relación tienen con todo lo que os estoy contando.  La tiene, solo es saberlo explicar.  Se trata del recibidor de casa, de la entrada principal que teníamos hasta ahora, y que ahora se convertirá en presumiblemente solo puerta de salida (cuando mis caderas sexys lo permitan) porque dentro de pocos días nos entregaran la llave de la Nueva entrada Principal, que no será a priori tan bonita, pero que ya la adecuaremos y nos la haremos nuestra, porque amigos, habemmus ascensor y estamos a la espera de Industria para poder utilizarlo.  


La idea del recibidor esta tal cual la dejamos, el espejo principal y una balda blanca de Ikea, que estaba muy arañada del anterior inquilino y la sustituimos por unos cajoncitos de Ikea.  Además, mi marido me regaló para mi cumpleaños éste vinilo que está pegado en la pared con las Famosas "Normas de Casa", cuya norma principal es "Ser feliz cada día".


Si os habéis fijado, en nuestro recibidor, no faltan aquellas manualidades que hacen las pekes, ya sean en el cole, en casa la tieta o en casa... porque a mi me encanta que así sea y se note solo nada más entrar quén vive en ésta casa... y bueno, esas piedras, que para mi tienen significado, porque nos dicen que a pesar que nos dificulten el camino, siempre tenemos que seguir y aprender de aquellas situaciones.  


Y dicho toooodo ésto y desnudar mis emociones un viernes por la mañana, os dejo ésta última instantánea, porque me ha costado mucho sacar fotos del recibidor sin salir en ellas, y que bueno, de alguna manera plasma que a pesar de las pintas que lleve, estoy super feliz de volver a estar en casa.  




No hay comentarios:

Publicar un comentario